Comentario de Juan Carlos Mestre sobre “Pan Impuro” de Blanca Morel

Mi estimada Blanca, hace semanas que tengo pendiente escribirte, pero he andado fuera de combate, en asuntos de menor cuantía que me han distraído de lo esencial. y lo esencial, como lo es ahora, es hablarte, agradecerte, decirte cuánto me ha gustado tu Pan impuro, tu libro para mí tan revelador, tan alto entre todos los entrecruzamientos de la vida y el habla, tan nuevo en el hallazgo de nuevas dicciones que devuelven a la poesía la conciencia de lo que solo se puede tener conciencia a través del poema.

Hay en el él ese placer barthiano de la escritura, esa cualidad sensitiva de los textos de goce, de huella sagrada de la percepción del amor y del mundo. Todo en él es celebración inédita, una compleja sencillez que hace del espacio poemático un lugar de revelaciones, un territorio para las ensoñaciones del lenguaje ante la obscena realidad de la duración. Hay salvación en tus versos, hay casa de huéspedes para los desterrados por la razón, cuchillos sin afilar que son la presencia súbita de un relámpago en la página mayor del Ser.

Me entusiasma tu relación con el pan, yo hijo de panadero. Los poemas en prosa me parecen de un orden extraordinario, o si lo prefieres de un reordenamiento del pensamiento crítico que hacen de ellos textos ejemplares. Oh cuanto intocable deseo rozan tus palabras¡¡¡ si este país fuera el que debería ser tu libro debería ser considerado un acontecimiento entre nuestra poesía, una dignificación de la poesía entre tanta simpleza como nos acosa.

Acaso eres la poeta que tantos esperamos, pero sin duda eres la poeta que a mí me emociona, en la que haya ahora todos los sentidos reencontrados tras la huella perdida por donde se alejaron los dioses en época de penuria.

Hablas de igual a igual con los tuyos, entre los que estas, Yourcenar, Emily, Sexton… una maravilla, esa es la indudable pureza de tu Pan impuro, que ha alimentado mi alma con la luz de tu inteligencia. Y quería decírtelo, y mandarte mi cariño y admiración.

Mestre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *