INOLVIDABLE

Unforgettable

 

He estado pensando en la palabra inolvidable, así como Borges pensó en esta palabra que escuchó  en boca de alguien, no importa quién, ni dónde, ni cuándo, y de pronto, al escuchar la palabra, como un conjuro, como una clave, se tendió un puente entre la palabra y la mente de Borges, y ya no pudo quitársela de la cabeza y por eso tuvo que escribir el relato “El zahir”. El zahir podría haber sido un libro, un sueño, un mapa, un reflejo en la navaja de un compadrito, pero Borges decidió que lo que representaría en su relato la esencia de lo inolvidable sería una moneda. Pienso, sin duda, que la palabra inolvidable es de gran importancia, imagino al escritor de “Historia de la eternidad” observar, en un instante demorado, el destello que produce la palabra inolvidable. Emulando aquel momento en el que Borges, con su elegante inteligencia, reflexionó sobre lo  inolvidable, me he quedado trazando círculos alrededor de la palabra que resuena en mi mente sin que pueda apagar su eco. Y me encuentro ahora tirada en la cama con esta palabra escrita con sangre una y otra vez en las paredes de mi dormitorio.

 

Inolvidable: se me ocurre que lo más inolvidable es que vamos a morir. Tras esto se generan preguntas, dudas. Por si acaso carpe diem, pero ¿y después? ¿todo será olvidado? Si existe algo inolvidable existirá entonces un molde que dé cabida a lo inolvidable, una mente de cualquier índole pero indestructible. Si el objeto o sujeto inolvidable no se puede olvidar es porque tendría el poder de infundir en el ser humano la esencia de la infinitud. ¿Existe algo así? En  el caso de la muerte, como de otros recuerdos, estos son inolvidables mientras estamos con vida, luego serán olvidados, arrancados como abrojo. Pero la palabra inolvidable flota en el cosmos más allá de la vida y la muerte. ¿Es posible aquí, en su significación más absoluta, como sustento de la infinitud? Diferenciemos eterno -algo que no tiene principio ni fin- de infinito -lo que tiene principio pero no fin-. Lo inolvidable requiere al menos de la infinitud.  Pero, lo infinito infinito ¿no sería eterno?

No parece posible que pueda abarcar la mente humana lo inolvidable. Pero además de seres humanos ¿somos algo más?, o mejor dicho ¿tenemos la potencia de ser algo más?

La palabra inolvidable conduce una y otra vez por los senderos de la metafísica. ¿Dios podría ser el único que fuera capaz de abarcar la palabra inolvidable? ¿Qué podrá ser inolvidable para Dios? Terrible recordar algo por toda la eternidad que nadie más comparta y que el objeto o sujeto de la sensación hubiera desaparecido ya. Quizá si la mente de Dios  nos hace inolvidables para él, también nos diera la posibilidad de no olvidar, de no cesar, quizá haya algo inolvidable en nosotros que perdure en nuestro propio ser y que nos mantenga ad infinitum. Ser inolvidables para nosotros mismos. Y si Dios no nos olvidara ¿cuál sería el motivo? ¿Y por qué meter a Dios en todo esto? ¿Y por qué no meterlo? Y si hay algo tan importante, tan poderoso, que nos haga no olvidarlo, entonces alcanzaríamos la eternidad, pues la infinitud infinita ¿no sería eternidad?, pero esto ya lo he dicho.

Lo inolvidable puede ser hermoso o terrible, o no ser ni hermoso ni terrible. Y ¿qué hacer ante lo inolvidable, sea como fuere, si lo queremos olvidar? ¿Qué hacer con nuestra inolvidable-mente? La tortura es recordar lo que ya no está, lo que fue hermoso y ya no está. Y también recordar lo terrible que se multiplica en nosotros como imágenes de espejos enfrentados. Si lo inolvidable nos posee para siempre, nos hará perdurables para lo bueno o lo  terrible.  Pero lo inolvidable ¿terminaría borrándonos, nos cercaría, con su masa atómica nos engulliría?

Aquí estoy, tendida en mi cama. Siento el fluir de mi propia sangre fuera del cuerpo. Las paredes escritas con mi sangre me penetran los ojos. Sé algo, quizá debería decir soy algo que no puedo olvidar, mi imaginación me reinterpreta, me perpetua, me masca infinitamente como a un chicle sin sabor. El antídoto es el Leteo pero, ¿si no existiera el agua liberadora? Solo esta sed perpetua, inolvidable.

 

 

One thought on “INOLVIDABLE

  1. Es lo que tú consigues cuando te leemos , que tus letras sean inolvidables . Me encanta tú infinita reflexión … y me encanta la imagen que le acompaña . Felicidades Blanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *