Un poema de Rodrigo Galarza

Hoy soy musa, un honor tratándose de mi querido poeta Rodrigo Galarza. Compañero en la vida y en la poesía. Este es el poema que me regala. Agradecida. Infinitamente embriagada.   

                    

                                A Blanca Morel

 

no vimos los precipicios

simplemente saltamos del uno al otro

saltamos hermosos

y todavía seguimos cayendo

mientras el aire nos desnuda

y tira de nosotros hacia arriba

seguimos cayendo

del uno al otro

y cuán  vivos entramos a nuestras muertes

cuanta luz nos abraza

y nos nace y mece

pero seguimos cayendo

sin que haya preparación alguna

nada

salvo el amor imperfecto

que todos los días esconde un poco sus manos

y así la caricia es del aire

y los besos:

del estupor alojado en la sangre

rastro por rastro

segundo a segundo

sin embargo la caída

sin embargo la vida juntos

el amor imperfecto

la juntura de la belleza

abriendo su abismo

para que nada quepa

para que nada nos pertenezca

¡nada!

salvo salvarnos

de nosotros mismos

salvo nosotros mismos

yendo  hacia la muerte

viviendo

 

 

img00317-20131207-2328

 

Rodrigo Galarza, 1972, Corrientes (Argentina). Es Profesor en Letras. Co-fundador del grupo literario Pájaro de tinta y director de la revista del mismo nombre. Ha publicado una decena de poemarios y ha sido galardonado en dos ocasiones con el premio de poesía Los creadores en la Universidad del Sol (U.N.N.E). Sus últimos libros publicados son “Dietario del Sur” (2016) España, Ruleta Rusa y “Urubamba”(2016), Argentina, El suri porfiado.

One thought on “Un poema de Rodrigo Galarza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *