Pájaro sangre

Poemas

Podridos cayeron

los gajos de paraíso

podridos calientes

en el reino invernal

 

cómo busca su dulzura insoportable tu lengua

 

cómo te buscan

animalillo remoto

de lúbrica lengua

 

cómo te están buscando sin encontrarte

cómo se pudren lentamente en sus fluidos de belleza

 

fue imposible no acatar su deseo de luz

 

llevas

restos de plenitudes

carroña de paraíso

banquete de tus pájaros de hambre 


Refracción de la piedra en la luz

 

Mi puente

los puentes

mi puente

intocable

 

los puentes humo llamas

y el ocaso

piedra

 

pozo mío

dentro llamas humo

y mi yo a lo lejos:

sombrerito de paja y unas flores

me sonríe

 

caballos brillan en el fondo

intocables

 

hubo

un antílope de piedra

un hombre una lanza

un antílope de piedra

un hombre

su lanza

 

sucede:

bebo el vino de las copas lejanas

diamantes brillan en el fondo

soy el antílope

alguien come mi carne roja

 


 

Llevas jardines lejanos

la hiedra te crece oscuramente

en tus rodillas

penden frutos como cuencos

de sangre

marean los olores ebrios de su pulpa

tienen ojos fijos

intensa mirada

de Cristo irredento

 

y te atraviesan

te devastan sus espinas

vuelven para perforar

la médula del aire

 

hay frutos llamados

“oscura promesa”

y ese magnetismo en el que caes

caes

en profundos pactos de sometimiento

y fuiste llevada

por ti

por la búsqueda

 

cayó el látigo en la espalda de dios

y dios en tu espalda:

la Vida

 


Te atraviesan

clavos que nada sujetan

 

te rindes al sol

a las fuentes

a las palabras

a la piel de dios

 

y sin dios

ni sol

ni fuentes

ni palabras quedas

 

de la carencia nacen jardines

que te perfuman

que te profanan

 

perfumada y hueca

llena de lo que no está

 

tuya

 

por eso

te das o te vas

patrona de tu vacío

 

(del poemario Pájaro sangre)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *